En el inicio de los tiempos, la superficie terrestre se hallaba unida en una misma placa continental bañada por un mar de aguas cálidas.

Con el transcurso de los milenios la fisonomía de la Tierra fue cambiando, sus entrañas se abrieron, grandes bloques de tierra se vieron desplazados, algunos fondos marinos emergieron y la tierra quedo dividida en continentes, océanos y mares. Sus aguas albergaron el origen de la existencia nutriéndola con sus ricos elementos y dando lugar a un estallido de vida con la creación de miles de especies animales y vegetales.

COLORCLAY, S.L. ha localizado en las costas del Mediterráneo una serie de arcillas de extraordinarios colores y riqueza en minerales y oligoelementos en favor de la industria cosmética.

Las arcillas
COLOR CLAY ®, son un maravilloso regalo de nuestro pasado más lejano, de un origen lleno de vida, luz y color.